Donaciones monetarias de padres a hijos, ¿… Tributan?

¿Qué ocurre si unos padres quieren «echar una manita» a su hijo/a para la entrada de un piso, comprar un coche o…? Nos referimos a si tomada esta generosa decisión por parte de los progenitores de donar cierta cantidad de dinero a su hijo/a, qué consecuencias fiscales se derivarían de ello.

¿Tendrá el hijo/a que tributar en el ISD por la donación recibida?, ¿Constituirá ese incremento de patrimonio una ganancia sujeta en su IRPF..?

Bien, tengamos en cuenta que, Aragón, tiene un régimen tributario especial de sucesiones y donaciones en el que se contemplan algunos casos de exención para determinadas operaciones sujetas al impuesto.

Desde el 1 de enero de 2009, el art 4 de la Ley de Cortes de Aragón 11/2008, de 29 de diciembre, de Medidas Tributarias de la Comunidad Autónoma de Aragón modifica la reducción por la donación a favor del cónyuge y los hijos del donante.

Las cantidades donadas a favor del cónyuge o de los hijos tienen derecho a la aplicación de una reducción del 100% (que absorbe en su generalidad el concreto beneficio fiscal aplicable a la transmisión inter vivos de dinero metálico para un fin concreto), siempre que concurran los siguientes requisitos:

a) Que el patrimonio preexistente del sujeto pasivo no exceda de 402.678,11 €.
b) Que tanto el donante como el donatario tengan su residencia habitual en el territorio de la Comunidad Autónoma de Aragón.
c) Que la donación se formalice en escritura pública, debiendo presentarse, dentro del plazo para el pago del impuesto en período voluntario, copia simple de la misma junto con la correspondiente autoliquidación. Es decir, en el plazo de un mes desde la transferencia del importe donado a la cuenta del donatario (hijo), habría que presentar copia simple de la escritura pública de donación, junto con la liquidación (a cero) debidamente cumplimentada a través del MOD651 en la delegación correspondiente de tributos de la D.G.A.

*Actualización 10/12/2014: El día 11 de noviembre se aprobaron una serie de medidas dentro del marco de “la reforma fiscal del 2015″, que entrarán en vigor el año que viene, entre las que destaca la relativa a la eliminación del requisito de que las donaciones deban documentarse en escritura pública para aplicar el beneficio fiscal con el fin de ahorrar costes notariales a los contribuyentes.

*Actualización 29/12/2015: Se elimina para 2016 en Aragón la bonificación del 65% para patrimonios preexistentes de más de 402.000 euros y la del 100% a las donaciones cuyo valor no superara los 300.000 euros. A partir de ahora, dependiendo del importe de la herencia que reciban y el patrimonio previo que se tenga,los tipos impositivos variarán entre el 7,65% y el 34%., si bien se mantienen los beneficios para las herencias pequeñas y medias. En todo caso, la modificación no afecta a la vivienda familiar ni a los planes de pensiones.

*Actualización entrada en vigor el 1 de enero de 2016: Sin perjuicio de las reducciones de la base imponible previstas en la Ley 29/1987 del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, y de cualquier otra aplicable por disposición dictada por la Comunidad Autónoma de Aragón, las donaciones a favor del cónyuge y de los hijos otorgarán al donatario el derecho a la aplicación de una reducción del 100 por 100 de la base imponible (art. 132.2 de la Ley 10/2015 de 28 de diciembre) conforme a los siguientes requisitos:

  • El importe de esta reducción, haya una o varias donaciones, de uno o varios donantes, sumado al de las restantes reducciones aplicadas por el contribuyente por el concepto de “donaciones” en los último cinco años, no podrá exceder de 75.000 euros. En caso contrario, se aplicará en la cuantía correspondiente hasta alcanzar dicho límite.
  • El patrimonio preexistente del donatario no podrá exceder de 100.000 euros.
  • La autoliquidación en que se aplique este beneficio deberá presentarse dentro del plazo para el pago del impuesto en período voluntario.

Los nietos del donante podrán gozar de esta reducción cuando hubiese premuerto su
progenitor y éste fuese hijo del donante.

Esta reducción será incompatible con la bonificación regulada en el artículo 132-6.

El importe máximo de esta reducción no puede superar los 300.000 75.000 €. Para el cómputo de este límite se considera cuantas reducciones hayan sido aplicadas por el contribuyente, por el concepto donaciones, en los últimos cinco años. Si se excede dicho límite, la reducción se aplica sólo en la cuantía correspondiente hasta alcanzarlo.

*Actualización 06/09/2018: se aprueba la Ley 10/2018 de 6 de septiembre de 2018 de «Medidas fiscales relativas al impuestos sobre sucesiones y donaciones» con entrada en vigor el 1 de noviembre de 2018. Se modifica la reducción a favor del cónyuge, ascendientes y descendientes incrementando el importe límite previsto a favor del cónyuge, los ascendientes y los descendientes del fallecido de 150.000 a 500.000 euros (de 175.000 a 575.000 euros en caso de discapacidad) y eliminando el requisito según el cual el patrimonio preexistente del contribuyente no podía exceder de 402.678,11 euros. Esta reducción se extiende también a nietos y ulteriores descendientes del fallecido.

  • Se amplía la bonificación para las donaciones a favor del cónyuge o hijos al aplicarse la misma siempre que no supere lo donado la cifra de 500.000 euros.
  • Se introduce una nueva reducción propia para las donaciones a favor de los hijos del donante de dinero para la adquisición de primera vivienda habitual, o de un bien inmueble para su destino como primera vivienda habitual, en alguno de los municipios de la Comunidad Autónoma de Aragón en ambos casos, que otorgará al donatario el derecho a la aplicación de una reducción del 100 % de la base imponible del impuesto, con un límite de 250.000 euros, y siempre que el patrimonio preexistente del contribuyente no exceda de 100.000 euros. Esta reducción podrán aplicarla los hijos del donante en la adquisición de vivienda habitual cuando hubieran perdido la primera vivienda habitual como consecuencia de la dación en pago o de un procedimiento de ejecución hipotecaria y se encuentren en situación de vulnerabilidad por circunstancias socioeconómicas.
  • Se extienden las consecuencias de la situación de conyugalidad, a efectos de aplicación de los beneficios fiscales previstos para la misma, a los miembros de las parejas estables no casadas, según la terminología y regulación del Código de Derecho Foral de Aragón y otras normas administrativas.

 

Por otra parte, de acuerdo a la normativa fiscal, un mismo hecho imponible (donación en este caso) no puede ser gravado a la vez por otro impuesto. Por tanto, al tributar por el ISD, no lo hará por el IRPF. Es decir, la donación recibida, estará exenta de tributación en el impuesto de la renta de las personas físicas. No así, los rendimientos que en el futuro este dinero pudiera producir (intereses…) que si estarían sujetos en el IRPF (como rendimiento de capital mobiliario» en el caso de intereses…)

Fuentes: Gobierno de Aragón – Tributos, Instituto Europeo de Asesoría Fiscal y Noticias Jurídicas

Pedro Herrero – Socio gerente de Lexintek AIC, S.L.