Cash Burn Rate (CBR). Una métrica clave

Siempre que hablamos del inicio de actividad de un proyecto ponemos el foco de atención, en lo que a números se refiere, en la tesorería del mismo y no en su cifra de resultados.

Esto es debido a que la disponibilidad de efectivo es una de las principales claves para garantizar su supervivencia, especialmente en aquellas startups cuyos modelos de negocio exigen en las primeras fases de puesta en marcha cuantiosas inversiones de efectivo en desarrollo y necesitan tiempo hasta conseguir las primeras ventas.

El CBR nos indica “la leña que echamos al fuego”. Refleja la velocidad mensual a la que consumimos nuestros fondos teniendo en cuenta todos los gastos que necesitamos acometer para iniciar nuestro proyecto mostrándonos, no solo lo que necesitamos para ello, sino también los meses que nos quedan hasta agostar el dinero que tenemos.

Esto nos servirá para saber:

  1. Cuándo ponernos en marcha para buscar financiación adicional, o iniciar una nueva ronda de inversión.
  2. Cuando deberíamos estar ya generando entradas de flujos de caja superiores a las necesarias derivadas de los gastos anteriormente citados.

Su cálculo se lleva a cabo sumando los costes fijos y estructurales mensuales del proyecto. Para calcular el “colchón” del que disponemos en meses si no tenemos ingresos hay que dividir el CBR entre el capital que tenemos. Si estamos ingresando dinero, el cálculo es algo más complejo al tener que integrar los mismos en el denominador.

En lexintek somos expertos consultores en emprendimiento y estaremos encantados en poder ayudarte a poner en marcha o hacer crecer tu proyecto: info@lexintek.com · +34 620 138 382

Emprender con pocos recursos y mínimo riesgo. El “presupuesto emprendedor”

Lo primero que se nos viene a la cabeza al leer el título de este post, es si de verdad es posible…

A pesar de que cada idea de negocio tiene sus propias características y sus propias necesidades financieras, es cierto que, en la mayoría de los casos, es posible arriesgar más bien poco y, por tanto, invertir cantidades de dinero relativamente bajas en el desarrollo de nuestra idea o proyecto.

Para poder lograrlo, nuestro punto de partida ha de fijarse, obligatoriamente, en la elaboración del correspondiente plan de negocio. En él, vamos a trabajar todos los puntos críticos de nuestro futuro negocio. Vamos a tener en cuenta y a poner en relación aspectos tales como; el fundamento y solidez de la idea, capacidades del equipo promotor, debilidades-amenazas-fortalezas-oportunidades, el mercado, nuestro producto (servicio), planes de: ventas,de  mktg y de operaciones y las normativas y ayudas vigentes.

Desarrollando todos y cada uno de estos epígrafes, vamos a poder revisar, modificar y mejorar nuestro planteamiento de negocio inicial fortaleciendo la estructura sobre la que se sustentará nuestro proyecto y, por tanto, disminuyendo ya riesgos. Además, bien definidas y contrastadas todas estas cuestiones podremos pasar a elaborar nuestro plan económico-financiero, con ellas como variables del mismo.

Gracias a este trabajo previo al inicio de actividad, con la información cualitativa y cuantitativa de los planes de negocio y económico-financiero, vamos a poder realizar un primer análisis de la viabilidad de nuestra idea. Análisis que, en caso de reflejar un resultado positivo, habrá que revisar periódicamente conforme avance la puesta en marcha de nuestro proyecto. En caso de que el resultado no sea el que en un primer momento esperábamos, habrá que volver a “empezar de cero” ya analizar las causas y factores del mismo.

Durante la fase de elaboración del plan económico-financiero, vamos a analizar las necesidades de inversión y financiación de nuestro proyecto que, ya hemos ajustado previamente. Llamamos presupuesto emprendedor a, dentro de los recursos propios de los que se dispone o se puede tener acceso; ahorros, préstamos particulares, otras fuentes de financiación alternativas y a otras posibilidades de financiación a “coste cero”, como; intercambios formativos, pagos en especie a través de bancos de horas o plataformas online, crowdfunding, lendfunding (o similares), concursos, etc.

Todo esto, puede trabajarse a través del plan de negocio online de Aragón Emprendedor que podéis encontrar en el siguiente link: http://www.aragonemprendedor.com/contenido.php?modulo=contenido&padre=164&IDContenido=164

También os dejamos un link donde podéis descargar una plantilla de plan económico-financiero donde se incluye un apartado donde contemplar el “presupuesto emprendedor”https://drive.google.com/file/d/0B1b9iGXjWbdXcXRtZmxMUzRJSGM/edit?usp=sharing

Esperamos que os sirva de ayuda en los proyectos que, muchos de los que nos seguís vais a comenzar este curso.