Sala-Mandra, la revolución de los espacios