Diferencias de tipo de cambio en facturas y self billing

Cada vez es más frecuente recibir facturas de otros países –aparte la de las relativas a las operaciones intracomunitarias– en una moneda diferente del euro (USD, Pounds, etc.).

Igualmente, es posible que tengamos que emitir facturas a clientes de otros países. También a países fuera del territorio de la UE. 

En este post no vamos a tratar acerca de la fiscalidad de estas operaciones, aspecto sobre el que ya hemos hablado en otras ocasiones, sino del registro de estas operaciones y de un caso particular. El llamado self billing.

 

 

Cuando recibimos una factura en una moneda distinta al euro tenemos que tener en cuenta que; bien la contabilización de la misma en el caso de que la forma jurídica bajo la cual llevemos a cabo nuestra actividad económica sea jurídica (empresa), bien el registro en nuestros libros del IVA en el caso de que la desempeñemos como personas físicas (autónomos)… Tendrá que ser realizado en euros.

Para ello, debemos tomar el tipo de cambio de la fecha de emisión de la factura. El problema que nos podemos encontrar es que la cuantía reflejada en nuestros libros, muy probablemente, no coincidirá con la del cargo en cuenta derivado del pago (en la fecha correspondiente) de la operación. Esto se debe a las conocidas como diferencias de cambio:

  • Importe de la factura en euros < el importe del pago ->  “Diferencia Negativa de tipo de cambio” que corresponderá registrar como gasto. De esta forma podremos reflejar esa pérdida derivada de la fluctuación del valor del euro respecto a la otra divisa que se produce.
  • Importe de la factura en euros > el importe del pago ->  “Diferencia Positiva de tipo de cambio” que corresponderá registrar como ingreso. Así reflejaremos que obtenemos un ingreso por la diferencia del tipo de cambio entre el euro (moneda en la que pagamos) y la divisa en que recibimos la factura.


¿Qué es el self billing?

Cuando hablamos de emitir facturas al extranjero, a veces, (especialmente cuando nos referimos a empresas del ecosistema digital…) nos encontramos con que el cliente nos “pide” que emitamos la factura directamente desde su plataforma, donde debemos acceder con nuestro usuario y clave para cumplimentar en ella un formulario con los correspondientes campos habilitados para tal fin.

En este caso, lo que el cliente obtiene es el registro de la factura en su sistema por parte del proveedor, con el consiguiente ahorro de tiempo y dinero. 

*Hay que tener en cuenta que el hecho de hacer lo anteriormente descrito, no nos exime a nosotros de tener que registrar con su correspondiente número, datos fiscales, importes, fecha, etc. la misma factura en nuestros libros.

Una vez que hayamos registrado la factura en la plataforma del cliente (YouTube, Unity,…), este procederá a validarla y a pagarnos. En función del país de origen del cliente y las condiciones acordadas con nosotros (precio), podemos encontrarnos con un caso análogo al primero que hemos comentado; nuestra factura puede estar emitida en una divisa distinta al euroque deberemos registrar en euros– y un pago en nuestra cuenta en euros;

 

  • Importe de la factura en euros > el importe del pago ->  “Diferencia Negativa de tipo de cambio” que corresponderá registrar como gasto. De esta forma podremos reflejar esa pérdida derivada de la fluctuación del valor del euro respecto a la otra divisa que se produce.
  • Importe de la factura en euros < el importe del pago ->  “Diferencia Positiva de tipo de cambio” que corresponderá registrar como ingreso. Así reflejaremos que obtenemos un ingreso por la diferencia del tipo de cambio entre el euro (moneda en la que pagamos) y la divisa en que recibimos la factura.

En lexintek somos expertos en fiscalidad y estamos especializados en economía digital. Podemos ayudarte con tu proyecto. Ponte en contacto con nosotros en el 620 138 382 o mándanos un email a hola@lexintek.com 

Novedades Laborales: nuevas medidas de igualdad y conciliación

Hoy ha entrado en vigor el nuevo Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación. Esta nueva ley, nos ha traído nuevas medidas laborales muy importantes que a continuación os resumimos:
-Las empresas de 50 o más personas tendrán la obligación de implementar un plan de igualdad(antes era para empresas de más de 250 personas), el cual tendrán que registrarlo al igual que se hace con los convenios y acuerdos colectivos de trabajo. Esta medida será obligatoria implementarla en un periodo transitorio de tal manera que las empresas de más de 150 personas y hasta 200 tendrán el plazo de un año para aprobar sus planes de igualdad. Las empresas de más de 100 y hasta 150 personas el periodo será de 2 años, mientras que las empresas que ocupen a 50 personas hasta 100 dispondrán de un periodo de 3 años para aprobar sus planes de igualdad.

-Se crea un nuevo concepto jurídico, llamado «trabajo de igual valor.» el cual se define de tal manera que un trabajo tendrá igual valor que otro cuando las funciones y tareas a desempeñar, así como las condiciones educativas, profesionales o formativas de este trabajo y las condiciones laborales en las que se desarrolla son equivalentes entre sí . De esta manera, se establece el el derecho de la persona a percibir la remuneración sin discriminación. 
-Para evitar la posible discriminación salarial se establece una nueva obligación para las empresas, que será llevar un registro con los valores medios de las remuneraciones, distinguiendo el sexo y distribuyéndose por grupos y categorías profesionales. En empresas de al menos 50 personas si el promedio de esas remuneraciones supera en un sexo el 25% respecto al otro sexo, entonces la empresa tendrá que justificar en ese registro que esa diferencia salarial no obedece a ningún motivo relacionado con el sexo de las personas.
-Otra de las medidas que se han aprobado es que la maternidad queda protegida durante el periodo de prueba, de tal manera que será nula la extinción del contrato de una mujer embarazada durante el periodo de prueba, salvo que concurran motivos no relacionados con el embarazo o maternidad(y que habrá que demostrar).
 
-A partir de hoy, las personas que tengan hijos o hijas menores de 12 años tienen derecho a solicitar las adaptaciones de la duración y distribución de sus jornadas de trabajo. Además de la ordenación del tiempo de trabajo y la forma de prestarlo(incluido el teletrabajo). Todo ello, para hacer efectivo su derecho a la conciliación de la vida familiar y laboral. Estas adaptaciones han de ser razonables y proporcionadas según la ley.  Será en los convenios colectivos donde se pactarán los términos de este derecho. No obstante, si el convenio no dice nada, la empresa esta obligada a abrir un proceso de negociación con la persona trabajadora durante un máximo de 30 días en donde la empresa podrá aceptar la petición, plantear propuestas alternativas o bien denegar la solicitud, indicando las razones objetivas de esa decisión. Las discrepancias sobre este último extremo se resolverán en los Tribunales(el acto del juicio será en 5 días desde la admisión de la demanda y la sentencia se dictará en 3 días y sin posibilidad de recurso). 
 
-Se equiparan los permisos de nacimiento de hijo o hija de tal manera que la prestación de maternidad y paternidad pasa a denominarse “Prestación por nacimiento y cuidado de menor de 12 meses” de tal manera que desaparece el típico permiso de 2 días por nacimiento de hijo/a.  A partir del 01 de abril, aunque de manera paulatina según explicamos luego, cada progenitor tendrá derecho a 16 semanas de tal manera que 6 semanas serán obligatorias para ambos a partir del parto(o adopción o acogimiento), no pudiéndose ceder al otro progenitor y las 10 restantes( o 20 por ejemplo si se disfruta a tiempo parcial) podrán disfrutarse hasta el cumplimiento de los 12 meses del menor. Esas 10 semanas restantes se disfrutarán en periodos semanales de manera interrumpida o acumulada hasta que el hijo o hija cumpla los 12 meses. Para ello, la persona tendrá que avisar a la empresa con una antelación mínima de 15 días del disfrute de esa semana o semanas. Eso sí, hasta que el INSS adapte los sistemas informáticos, quien quiera acogerse al disfrute de las 10 semanas de manera interrumpida(no seguidas) no cobrará la prestación hasta la última semana de disfrute del permiso por nacimiento y cuidado de hijo/a.
 
-Esta ampliación del permiso de paternidad hasta 16 semanas entrará en vigor de manera paulatina. De tal manera que será a partir del 1 de abril(y no hoy) cuando el permiso de paternidad sea de 8 semanas(2 semanas obligatorias a disfrutar a continuación del parto) y para nacimientos que se produzcan a partir de esa fecha. En el 2020 el permiso se ampliará a 12 semanas y en el 2021 será cuando el permiso de paternidad(prestación por nacimiento y cuidado de menor de 12 meses) será de 16 semanas.
-Se crea una nueva prestación, llamada “Corresponsabilidad del cuidado del lactante”  de tal manera que se abonará una prestación a aquellos progenitores que reduzcan la jornada de trabajo en media hora para el cuidado del lactante desde el cumplimiento de los 9 meses hasta los 12 meses de edad. Esa reducción ha de ser disfrutada por los 2 progenitores en las mismas condiciones(no vale un progenitor sí, y el otro no). Se acreditará por las empresas, quienes certificarán la reducción de jornada de los progenitores y entrará en vigor a los nacimientos que se produzcan a partir de hoy(es decir, hasta dentro de 9 meses no se podrá empezar a solicitar este nuevo derecho).
-Si ambos progenitores se sitúan en excedencia por cuidado de hijo/a, la reserva del puesto de trabajo se ampliará hasta un máximo de 18 meses(se amplia en 6 meses siempre que se disfrute de manera conjunta).
-Por último, se recupera la financiación de las cuotas del convenio especial de los cuidadores no profesionales de las personas en situación de dependencia a cargo de la Administración General del Estado.
Estos son a grandes rasgos las novedades que contiene este nuevo Real Decreto Ley que tendrá que convalidarse por el Congreso(y que por tanto puede cambiar) y cuya incidencia la iremos viendo a lo largo de los próximos meses.
Cualquier duda o aclaración quedamos a vuestra disposición 🙂
Daniel Blas - Responsable del área laboral de lexintek

¿Qué es la (erróneamente) denominada “tasa Google”?

Con horizonte 2020 la OCDE trabaja en medidas y planes en torno a diversas cuestiones relativas a la fiscalidad de la actividad económica digital. Es lógico si miramos a nuestro alrededor y observamos cómo están evolucionando la economía global… El problema es que, como casi siempre, la norma va por detrás de los hechos.

Igualmente la UE, en consonancia con lo anterior en marzo del año pasado, presentó un paquete de medidas llamado “DigiTAX”. En nuestro país, el mes pasado, se acordó el inicio de la tramitación parlamentaria del proyecto de Ley que incluirá la creación del “Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales” o IDSD, comúnmente conocido como “tasa Google“.

El Gobierno espera recaudar con esta medida 1.200 millones de euros, ¿Sí o no..? Veremos.

¿En qué consiste la “tasa Google”?

  • Naturaleza: es un impuesto indirecto. Es decir, grava el consumo de determinados servicios (en este caso), no el beneficio obtenido derivado de las ventas de estos.
  • Hecho imponible: lo que se grava (tributa) son determinados servicios digitales, como el mismo nombre del impuesto indica:
  1. Servicios de publicidad en linea. Incluye aquellos ingresos derivados de webs, plataformas, apps, etc. que ceden un espacio en la red para que otras empresas se publiciten.
  2. Servicios de intermediación en linea. Hace referencia a aquellos espacios online que facilitan la puesta en contacto de usuarios para que intercambien bienes y/o servicios.
  3. Servicios de transmisiones de datos. Se refiere a la transmisión (venta) de la información obtenida de los usuarios derivada del uso o actividad de estos en webs, buscadores, RRSS…

 

  • Localización del hecho imponible: el IDSD grava exclusivamente aquellos servicios que se consideren prestados en España. Para determinar el lugar de localización del servicio prestado, no se atenderá a la residencia fiscal del destinatario del mismo, si no a la ubicación de la conexión a internet a través de la que se reciba dicho servicio. *Serán los sujetos pasivos del impuesto (empresas prestadoras de los mencionados servicios) quienes posean la información de esta localización. Por tanto, queda a su potestad que los ingresos de estos servicios sean o no declarados correctamente…
  • Sujeto pasivo del impuesto: quienes deberán afrontar el pago de esta carga impositiva serán las empresas suministradoras de los tres tipos de servicios digitales detallados anteriormente.
  • Límites: únicamente deberán tributar por la prestación de estos servicios aquellas empresas que:
  1. Hayan tenido durante el año natural anterior un volumen de negocio (cifra de ventas) superior a 750.000.000 euros.
  2. El año natural anterior hayan facturado por estos servicios en España más de 3.000.000 euros (en el ámbito de la UE, esta cifra asciende a 50.000.000 euros).

Para el cálculo de los anteriores límites se tendrá en cuenta el agregado de la cifra de negocio del grupo empresarial (si lo hubiese). No se tendrán en cuenta las operaciones entre empresas del grupo, siempre y cuando el porcentaje de participación entre compañías (directa o indirecta) sea del 100%.

  • Tipo impositivo: será del 3,00% sobre la cifra de negocio, excluidos otros tributos o tasas.

Si mi empresa no tiene que tributar por la “tasa Google”, entonces… ¿No me afecta?

Aunque los anteriores límites buscan excluir del pago de este tributo a las pequeñas y medianas empresas, al final, aquellas empresas suministradoras de estos servicios digitales -grandes compañías como Google, Facebook, AirBnB, Über, etc.– es presumible que repercutan esa carga impositiva al usuario del servicio.  De hecho, seguro que como nosotros, más de uno habéis recibido un email informativo acerca del incremento de tarifas de uno de estos conocidos proveedores de servicios digitales esta semana…

En lexintek somo expertos fiscalistas y estamos especializados en economía digital. Si tienes un proyecto y buscas un aliado de confianza para adaptar tu fiscalidad correctamente a la realidad de tu operativa digital, no dudes en contactar con nosotros.

Puedes llamarnos al 620 138 382 o escribirnos a hola@lexintek.com

Voluntario corporativo

Voluntariado

Ten paciencia y en breve podrás encontrar aquí información sobre este y otros proyectos 😉