Prensa, radio, televisión, portales de internet, redes sociales, blogs, boletines oficiales, … Desde este verano, la palabra emprendedor ha estado en primera línea de todos estos medios de comunicación.

Este término define a aquella persona que, por cuenta propia, decide llevar a la realidad una idea de negocio basada en experiencias profesionales anteriores, ideas revolucionarias, mucha fe y/o la excelencia en su campo laboral.

Sin embargo, actualmente, muchas son las personas que se convierten en emprendedores, buscando una salida a su situación personal de desempleo. Cansados de no encontrar un trabajo por cuenta ajena, agobiados en ocasiones por distintas cargas económicas y con la sombra del fin de la prestación o subsidio cerniéndose sobre ellos, se lanzan a ser sus propios jefes.

Por si esto fuera poco, el Gobierno ha preparado y puesto a disposición de muchos sectores de la población activa, ciertas medidas que pretenden facilitar la toma y ejecución de esta decisión. Hacerse autónomo y lanzarse a abrir su propio negocio.

La propia palabra denota autosuficiencia. Esto es algo que en ocasiones queda enmascarado por las medidas anteriores, el bombardeo mediático al respecto y ante el que se nos expone día a día y la atractiva visión de los innumerables casos de jóvenes empresarios de éxito, entre otras cosas.

Todo esto ha llevado a que, convertirse en emprendedor, sea sólo cuestión de 48 horas y que, en muchas ocasiones, no se medite lo suficiente. No sólo el qué, sino el cómo y el si debo o no…

Un concepto, emprendedor, que hasta hace bien poco estaba menospreciado en España, ha pasado a ser la palabra de moda del verano y parece que, camino lleva de serlo este otoño.

La acumulación de determinados tipos de establecimientos, como son las fruterías, bares, pequeñas tiendas de ropa, centros de estética, multitud de franquicias, etc. saturan unas calles que en ocasiones ven levantar y echar las mismas persianas, pero con distintos escaparates, en muy poco tiempo. Unas calles, cuyos viandantes, pasean más que compran por el momento.

La burbuja emprendedora terminará de crecer con la publicación de la nueva Ley de Emprendedores este sábado pasado. Cuando lo haga, como todas, explotará. Esto no es algo negativo, sino que ayudará a consolidar un nuevo motor dentro de la economía española, eliminando muchos proyectos faltos de planificación suficiente, mal orientados o económicamente inviables.

En mi opinión, emprender es una opción, pero como todas, hay que estudiarla con la responsabilidad que requieren este tipo de aventuras en las que se pone en juego algo más que unas líneas en el currículo.

Pedro Herrero Goizueta – Socio Gerente LEXINTEK AIC, S.L.

Recommended Posts

No hay comentarios aún, añade tu comentario!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *